IES MIRAYA DEL MAR CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Este año hemos llevado a cabo varias actuaciones para mostrar nuestra denuncia contra la violencia machista que sigue estando tan presente a nuestro alrededor.

Durante las semanas previas al 25 de Noviembre, desde las tutorías, hemos querido visibilizar los muchos escalones que esconden una violencia sutil y que queremos que nuestro alumnado sea capaz de identificar para prevenir futuras situaciones de mayor gravedad además de abogar por relaciones afectivas cada vez más sanas e igualitarias. Para reflejarlo hemos elaborado un gran iceberg de situaciones machistas en varios niveles, en el que han participado todas las tutorías y el departamento de plástica.

El viernes 23 un grupo del centro se unió a todos los colegios e institutos de la zona en una marcha contra la violencia de género que organizaba el centro de la mujer del ayuntamiento de Vélez-Málaga. En ella nuestro alumnado cantó una canción que contagiaba a todos los demás a gritar a los cuatro vientos que “Ni una más se va de aquí, ni una menos para ser feliz”. Fue una mañana cargada de intención y emoción rodeada de muchos otros compañeros y compañeras además de arropados por una representación de nuestra AMPA.

Y por último, el lunes 26, en un acto más interno en nuestro centro en el que pudo participar toda la comunidad educativa, continuamos nuestra denuncia mediante varios talleres llevados a cabo por alumnado de ciclos y optativa de teatro de 3º de ESO del centro, profesores, el laboratorio de igualdad, el taller de lectura, alumnado de dibujo artístico y la AMPA. En ellos, mediante la palabra, la pintura, la escritura, el simbolismo y la reflexión queríamos seguir expresando nuestra empatía con esta lacra y nuestro deseo de que seamos capaces de tomar conciencia y cambiar nuestro pensamiento para que nuestras acciones muestren de verdad una ausencia de violencia y un trato en igualdad.

Han sido días especiales de compartir ideas, reflexiones, experiencias personales y cercanas, de ensayos, de preparativos, de mucho trabajo…. Pero sobre todo de ilusión por sentir que somos muchos y muchas los que creemos que “mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas, en lugares pequeños, puede cambiar el mundo”.